Almas negras

9 diciembre 2015

Tumbados

_Por un instante el desierto nubla mis esperanzas.
_Te burlas de mí porque tengo esta montura negra en las entrañas.
_Lady Laura, tú que eres blanca, no desprecies el color de mi alma.
_La culpa la tengo yo porque creí que el amor no se fija en el color.
_Maldito sea el océano que separó nuestras almas.

Escrito en la tienda “Hermes” de Marbella por Chicho Valentino el día que Sherdrick Koffa es alejado de su familia porque ayudó a quemar los cuerpos durante el brote de Ébola en Liberia.

A %d blogueros les gusta esto: