La tienda del gatito

5 septiembre 2014

puig

Saludar a Juanito es ponerlo en el lugar adecuado de la memoria de mi niño. Es hacer un viaje a ultramar, dónde las viandas eran lo más especial en un día de compra. La mano de Juanito se hacia pequeña y grande alcanzando toda clase de productos novedosos a los ojos y ricos al paladar.

Saludar a Juanito es volver a ver a mi madre esplendorosa señora terremoto. Es volver al juego y la sonrisa de mi hermano. Es recordar el paseo a pie o en autobús azul y encontrarme en la puerta con el gatito haciendo guardia a la espera de mi.

Saludar a Juanito es sacar una moneda inventada de oro y comprar colonia de Myrurgia para la familia. Es traer el perfume impregnado de dinero de mi padre al llegar la primavera.

Ext/Dia

En una calle del pueblo después de 39 años. Chicho se encuentra con Juanito.

_Hola Juanito. ¿Qué fue del gatito?

_ Está en el cielo esperándome. Pero me resisto

_Qué pase un día maravilloso Juanito

_Y que tu lo veas, allí arriba, majo

Saludar a Juanito es el respeto por los mayores. El agradecimiento a la vida por darme la oportunidad de escuchar una cumbia entre las hojas de los árboles y saludar a Juanito este venidero día de septiembre, aquí, en el pueblo. Entre la city, la dehesa y el cielo.

A %d blogueros les gusta esto: