El ángel guardián Achaiah

1 mayo 2014

Ángel guardián Achaiah

“La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear,…”  Miguel de Cervantes

Despierto en un refugio perfecto donde la leyenda de los versos es el glamour de un taza de café caliente. Soy trece kilogramos de mis propios despojos, mas agua, algo de rencor y el cariño de un gato al que le quedan dos vidas. Aquí en mi crisis emocional y existencial, entre el desamor y la guerra, frente al desafecto del presente y el desencanto de mi realidad. A veces por las mañanas tengo dificultad con los pensamientos clave para seguir amando. Otras veces es por la tarde.

Es extraño pensar desde aquí en el lago Urmía del Kurdistán con sus flamencos volar o recordar si ella tiene la voz de algodón de Pakistán. Invocar al ángel guardián y recibir los dones para ver sus ojos cerrarse ante mi en una nube celestial escribiendo mensajes de agua como puntos suspensivos. Porque del conjunto de aquella mujer, una parte de mi es soñarla y otra olvidarla. Hacerme ilusiones con ella, nunca es racional. Somos la inutilidad como leitmotiv de ese amor plutónico. A la intemperie de ella encontrare la fuerza para escapar por desesperación.

Escrito en la sala Milton Erickson del URH por Chicho Valentino

A %d blogueros les gusta esto: