Mestizaje

16 febrero 2014

Sin título

Mil notas en esta cabeza de papel. Un aturdimiento atando manos. Aquel detonante de compañía me dejo vacío en las postrimerias del olvido más absoluto. Escondo tu sonrisa entre los árboles y empasto la luz de la noche con reflejos y música lenta. Aprendí a vivir aguantando la distancia, viajando hacia mi camino y convirtiendo lo que fue amor, en océano mestizo y bruma cruzada. Y ahora seguir me parece más imposible que entonces arrancar la vida.

A %d blogueros les gusta esto: