Indignados, indigentes e indefensos

7 diciembre 2013

Sin título

El pasado día dos de diciembre tuve la oportunidad de visitar a la presidenta Dilma Rousseffen dentro de la Ceremonia “Contrato de Partilha do Pré-Sal” en el Palácio do Planalto, en Brasilia.

Dos fueron los temas centrales que pudimos tratar a falta de pulir aspectos informales sobre la nueva carta que remitiremos a Naciones Unidas sobre el espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos y la privacidad en internet.

Rafael Braga Vieira, de 25 años, fue detenido el 20 de junio en Río de Janeiro durante un acto que reunió cerca de 300.000 personas. 

Indignados, indigentes e indefensos es como se encuentran muchos españoles y brasileños ante el último informe PISA. Si no sabemos leer, nunca tendremos conciencia crítica. Y la conciencia nos ayuda a detenernos ante la información, nos ayuda a pensar.  ¿Por qué un negro, joven, que vive en la calle y que recolecta materiales reciclables es el perfil de la primera y única persona condenada hasta ahora por actos cometidos durante la ola de protestas que tomó Brasil el pasado mes de junio?. Es verdad que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, que dotados de razón y conciencia deben comportarse fraternalmente los unos con los otros, pero necesitamos que estos hombres sepan escribir.

La presidenta no quiso tirar balones fuera y desea que el Mundial de Fútbol 2014 sea el escaparate de la nueva democracia brasileña. El nuevo lema de nuestra responsabilidad es “Pais rico e pais sem pobreza” y aunque la crisis es una niebla que te impide ver quién eres como nación, sabemos que la energía positiva del pueblo brasileño será este año el “fair play” de un pueblo unido por algo más que una copa de ganadores en la vitrina.