Dos

22 octubre 2013

Vagabundo de ti

Desde mi sistema nervioso central no duele respirar… cada día. Aprendí demasiado y sufrí lo suficiente siendo vagabundo de ti en el alivio de mirar un cielo inventado que habla de ti, contigo a mi lado, ausente, en la distancia de dos pañuelos al viento. Vida de río con curso y caudal de viaje a la mar. Intermitencias en el punto de guerra y fuerza en la constancia para llegar a escribir una historia de paz y amor. Una historia sin derivas, sin derrotas ni zozobras en la que vivir pleno desde mis cicatrices de vida.

Escrito en la Sala URH Stefan Koelsch mientras los ciudadanos en Alepo tratan de apagar incendios provocados por ataque con bombas de racimo.

A %d blogueros les gusta esto: