Escultura de sal

2 septiembre 2013

Amo desde la distancia del honor. Miro hacia el tiempo de las cosas futuras y me veo con una paz inusual. La verdad llega a incrementos microscópicos. No miro hacia atrás, salvo para extraer aquel corcho de mi alma embebida en un mar de sal. No estoy enfermo, no necesito ayuda.

A %d blogueros les gusta esto: