No me dejes… a la deriva…

3 julio 2013

Olatz Schnabel
Ayer
fui fregona,
trapo,
alfombra,
manta,
pañuelo,
bandera,
vela,
viento,
suspiro.

Nunca
duda esta locura.
Sentimiento de soledad.
Aliento y desaliento.
Caerse, levantarse.
Solidaridad, humildad.
A veces soy fácil de lastimar.

Aquí 
en ausencia de ti la noche respira alba.

A veces
mirando el Támesis
en una noche sin luna
pienso que,
haga lo que haga con este amor estancando,
se acabará pudriendo.

Ahora
no antes,
soy un espejismo en tu mente.
Vago recuerdo de un cuerpo
que no necesitas para triunfar.

Mientras
sin viejo ni mar
el amor se hace lento esperar
y los árboles tejen ramas
en forma de viento
y el mar se revuelve en hola
y adiós.

Luego
el viento eterno viajero,
es agua de río Guadalquivir,
la Mezquita descansa moruna ciudad a media luna,
tiempo lejano en Córdoba.
Andalucía,
mesopotamia y judería monoteísta
viste hispania.
Guardando suspiros.
A las armas… a las palabras… a los besos…
trinos de agua.

Ahora
soy el sentimiento de rechazo
de una paloma mensajera
perdida en el pretérito perfecto
de una ventisca de arena.
… a la deriva.

Una respuesta to “No me dejes… a la deriva…”

  1. lalo Says:

    Use palomas mensajeras durante la 2da guerra mundial


Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: