Arde el mar

25 enero 2013

image

El poema está hecho para ridiculizar el presente. Es una bandera ondeando en el desastre ruinoso de las ideologías. Porque la única belleza es la belleza de la hecatombe o del auto-asesinato. El rápido estampido de un revólver apretado de balas en una herida mal curada. Sellar la boca llena de bilis, de pus en la garganta, a martillazos sobre el aire de los pulmones. Mojar la semilla sin labios de la vida, muriendo en tierra de nadie. La agonía de una virgen apaleada en Siria. El verso debe ser como un puñal entrando en los ojos, por el lagrimal, como el dolor solitario y siniestro de la vida, como el resplandor de un cadáver caliente. El poema duele. Permanece. Flota y te ahoga.

Una respuesta to “Arde el mar”


Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: