Tamarugal

9 enero 2013

Ausencia

Hermano. Aquí estoy, donde habita el tiempo roto, fragmentando este pensamiento de ti. Entre el vinagre y el almíbar, entre el escozor y la dulzura, donde el tragaluz de las tinieblas ve el rostro de la mar. Allí, hundido en la depresión de mi “arte”, vagabundeo sin foco ni rumbo por mil imágenes huérfanas, por cientos de palabras que no llegan a la cuartilla, al párrafo indefenso de algún lector extrañado por el vació de los mensajes.  Ante esa forma de encadenar las palabras para no decir nada, para ocupar simplemente un espacio, como el desierto. Ahora voy con el viento, a ras del suelo caliente, más perdido que antes y amándote en silencio como ausente. Los recuerdos lejanos susurran olas de vapor y arena, salpicando mi mirada acebollada en este yermo escrito añojal que ni siquiera sirve de epílogo, o de grito.

Fotografía: “Ausencia”
Original de Claris Trigueros (Venezuela)
Usado con permiso de la autora.

A %d blogueros les gusta esto: