Reflexionar al “azahar”

18 abril 2012

Patio de los naranjos

Atado a lo que soy, mi “soy” debe ser verdad intransigente. ¿Qué gano con medianías de salidas, respuestas, escusas, silencios o preguntas?. Hablé tanto y me moví tanto, que la palabra se ha convertido en algo sagrado, o en algo inadecuado, y mis pasos más pausados en ningún horizonte. Reflexionar sobre el cítrico, encima del cítrico, por debajo del cítrico, al lado del cítrico, dormir y despertar empapado de cítrico. Quitar los sollozos y poner el recuerdo de los cítricos en medio de la ironía y la risa. Estar expectante a nada que no sea el aire que me atrapa la cara descubierta en la temprana mañana de Judería y campanas. Si, descubrir mi sombra sobre esa calle de naranjos en flor. Oler a azahar … y recordar con cariño el palacio de los Fernández de Mesa en la calle Blanco Belmonte.

A %d blogueros les gusta esto: