Huir

19 septiembre 2010

Lanzo mi mano y miro como cae sobre mi nariz. Giro mi boca y recojo mi pelo que cae sobre la poderosa noche. Manipulo la dulce ola del cuerpo. Dejo caer en vuelo rizado de peso mi caminar sobre tus rodillas. Giro y sostengo la puerta de armada y dulce espera. Gira y girar, toca y tocar en el vuelo ese perfume que evapora los vaivenes como pájaro libre en la primavera. A la vez entre el suelo y la pared. Intento hendir y rezumar en el costado de la perla. Todo se acerca húmedo al encuentro de un simple adiós. Y ahora empujando a golpecitos recojo mi yo, manipulo la puerta girando sobre ti. El más calado cultivo, desaparecer. Pero no. No quiero despegar mis labios a tu ser. Desprenderme del más alto vuelo sin olvidar el calor de aquel viaje hecho hiel. Bombardeas tu cuerpo. Acribillarlo en la rodadura del propio convencimiento, de un despertar cruel. Sin ti, agazapado en el éter de mi orín. Inundado en la sabana girada. No salir. Huir.

[tweetmeme source=”chichovalentino” only_single=false]

Bookmark and Share
A %d blogueros les gusta esto: