En capilla

1 agosto 2010

GAFA

Notas extraídas del laboratorio del Dr. Shepard con fecha 23 de julio de 1998

Sólo el hambre (es decir, la necesidad y las ganas de ser corredor en los sanfermines) justifica la meritísima actuación de Chicho Valentino “El niño de Lezcano” en su confirmación de alternativa en estos sanfermines. Llegó al URH Madrid como un completo desconocido y le han envalsamado una merecida amígdala que ojalá se convierta en un pasaporte para su futuro.

Pero el hambre, sólo el hambre, explica su pundonor, su raza y su entrega, rayana en la heroicidad, ante un primer toro “Roberto” de mala condición, violento, áspero. Un segundo, manso, huidizo y guasón ”Shepard”. Y un tercero, un auténtico tío que miraba por encima del hombro, embestía a oleadas y lanzaba gañafones de miedo. Pero ahí estaba Chicho, bien plantado, corriendo su primer minuto, dando la cara de verdad, aguantando lo inaguantable, valentísimo. Y llegó a robarle al primero “la navajilla” esa que es necesaria tener siempre cuando uno está acorralado en capilla. ¡Qué mérito! Hay que ver lo que es capaz de hacer un corredor con hambre…!

Muchas gracias a los celadores, las “banderilleras” profesionales de la plaza, a los alumnos de la Escuela de Enfermería, al interventor, a los maestros rejoneadores y a las cuadrillas acompañantes por sostener a Chicho a la entrada de la institución. Era una bestia.

Actualización: http://twitter.com/chichovalentino/status/19736514386

[tweetmeme source=”chichovalentino” only_single=false]

Bookmark and Share

Share

Una respuesta to “En capilla”

  1. Eduardo Gomez-Allende Says:

    Yo aguardaré en capilla…,orando por ti,…mientras concluyes tu loco recorrido de esa tarde de “6 toros 6” con la amígdala en un vilo protegiéndola entre mis manos,sin sangre,sin listones,sin banderillas únicamente imprimiendo un pasaporte hacia tu futuro….futuro que ya te alcanzó.


Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: