Intropia

28 abril 2010

Querida amiga.

Maquetar o dar forma a estas palabras es empezar con un beso rojo.

No puedo llamarte por teléfono pero quería darte la mano” a ojos cerrados”.

Cómo agua, como sol, cómo naturaleza, así dibujamos nuestra amistad.

Miles de sentimientos, de caras, de reflejos y sabores partidos por cuchillos dónde se encuentran colgados los suspiros.

La silueta de la guitarra abraza alineando las cuerdas de melódicas canciones.

Ahora ante las flores, en un ímpetu de frescas gotas, rezuma el sol y paseas entre las aguas.

En el bolso, oculto, un secreto que ilumina la esperanza y la confianza de tu mirada lejana.

Bookmark and Share

A %d blogueros les gusta esto: