La ventana

3 septiembre 2009

Una es la luna.
Una, la mar.
Una es la claridad de nadar debajo de la mar.
Una la espera en el profundidad.
Una es la luna y la pleamar.
Una, la espera al otro lado de la mar.
Una, la lágrima.
Una, la conversación del abrazo.
Una, es la ventana de la madrugada.
Una mano para alcanzar la lontananza.
Una, entre olas y nubes.
Una, es la la mano tendidad sobre la gota salada.
Una, es sobre la zambullida.
Una ventana para terminar.
Y dos. Tu y yo. Dentro de la sala blanca imaginando la mar.

Bookmark and Share

A %d blogueros les gusta esto: