Recordando un mojito

12 agosto 2009

Empieza. Calla “Pepito grillo” y déjame escuchar el mar redondo de mi serena esperanza. Si, es así. Como un viento dulce que traspasa los huecos de mi cuerpo cuando oigo tu voz entre los lamentos en estas playas. Mira, ahora la mar cambia. Se hace ola y llega golpeada a su memoria. Silabea la mar al viento desde esta hamaca. Es un ir y venir de la ola al mar, del mar a la mirada, de la brisa a la loca sonrisa. El aire se intromete entre mi nuca, entre mis orejitas, entre los perfumes de mi nariz. A lo lejos , el piano, endulza el baño salado. Y ella sale mojada, mi Lady Laura, acompañada por el sol. Mirando al infinito. Y los dos sonreímos y recordamos nuestros pecados finitos. Le presto la toalla y le guardo del viento frío. ¿Otro mojito?

Bookmark and Share

A %d blogueros les gusta esto: