Don Pepe y la cama-rera

6 agosto 2009

Don Pepe es un gentleman que aparece en la isla dos veces al año. Es un hombre silencioso, un hombre de hechos. Don Pepe es el eje central de una estrategia corporativa emocional, un experimento que la cadena hotelera viene desarrollando para incrementar las competencias psicofísicas en nosotras.

Este hombre, Don Pepe, no pretende mujer alguna. Gay de alta cuna es maricón de condición. Siempre llega inmaculado pertrechado en un traje de Antonio Miro y en su única maleta lo necesario para su estancia corporativa emocional profesional.

Por allá, a las nueve y treinta minutos de cada mañana, me cruzo por el pasillo con él. Me mira, asiente con su cabeza, sonríe y yo rauda y veloz voy ha recoger la propina que depositó encima de su almohada. Luego, hago la cama, recoloco las toallas, rehago la habitación y doblo su pijama.

Cuarenta minutos más tarde se que está de nuevo en la habitación. Allá a las once de la mañana se va y deja una nota en la puerta que dice: Señorita cama-rera. Pase de nuevo a recoger su propina sobre mi almohada. Indefectiblemente la propina es una buena excusa para hacer la cama, recolocar las toallas, rehacer la habitación y doblar otro de sus pijamas.

Sobre las trece horas con cuarenta minutos come con el director del hotel. (El director del hotel es otro con estudios que no me hace el amor por que no encuentra una habitación limpia en ese momento). Don Pepe, a una hora exacta, entra de nuevo en su habitación y a las dieciséis horas y catorce minutos llama al servicio de habitaciones para hablar con la gobernanta. Le pide con un tono amable pero rotundo y seco que se persone la cama-rera.

Cuando llego, llamo a la puerta, entro y me encuentro un billete grande sobre la almohada. Hago la cama, recoloco las toallas, rehago la habitación y doblo otro pijama.

Don Pepe, es un “asaltacamas” profesional, un experimento para las camareras de planta, para las mujeres invisibles que hacen milagros y están en perfecto estado de revista.

Bookmark and Share

A %d blogueros les gusta esto: