En el museo, la vida se viste de conciencia y cuadros

21 mayo 2015

Vivir en el Ritz al amparo de Velázquez y Picasso, es participar de la historia y el firmamento de Madrid. La moda debe proponer creaciones buenas para la calle y todo tipo de colas, incluida la del Prado. Ser efímero en este mundo de miradas, esperas, moda y ostracismo es una victoria.

«Sala de las Meninas», Museo del Prado, Madrid, mayo 2015
( Mejor mes para realizar una visita al Museo del Padro es Enero)

Tras el lujoso escaparate del museo se esconden japoneses, italianos, franceses o estadounidenses vestidos a rayas y cuadros con fulares, camisas y hasta las prendas más íntimas.

Tallarse de madera como liturgia, mito y creación en un ejercicio de esbozo, figurín y pintura. Competir en miradas en un museo no es cosa fácil. Podemos reunir las claves del retrato de corte perfecto, porque una de las bases sobre la que se sustenta la obra es la profundidad eternamente permanente y la atemporalidad intrinseca sobre el devenir de la historia. Nunca se llega a la perfección cuando todo se mueve hacia lo exquisito. Y es por ello que hay que cuidar las formas en el vestir en la visita al museo. Como visitante frecuente nunca visto como la obra. Vestir de un tono ocre u ocráceo es la forma más adecuada para empastarse en el ambiente museístico.

Autorretratarse con el guardadamas, el albacea, el liliputiense, la enana y las meninas es la independencia, el espejismo al que no quiero renunciar. Todo lo que he ideado se ha basado en mi decisión autónoma, a veces incluso arriesgada y temeraria de ponerme delante del marco para intimar con la Infanta.

La conciencia se despliega como un universo en mi mente y obligado por las circunstancias lucho contra el peligro del ensimismamiento. En la sala, los personajes y los recuerdos me acechan escondidos en sombras gritando su nombre. Buscando las voces me persiguen ansiedades en forma de amor postraumático delante del cuadro. Mi fragilidad alrededor del cuadro.

_Chicho Valentino: ¿Qué hago con ese amor que no encuentra sus palabras, su ayuda, su presencia como regalo, ese tiempo embriagado de bailes y caricias como lluvia y granizo para el alma?.

_Infanta Margarita: Chicho, toma el búcaro de arcilla y mastica e ingiere la pócima de la conciencia.

Escrito en la «Sala de las Meninas», Museo del Prado. Madrid, mayo 2015 el día en que los enfrentamientos estallan en Burundi tras el golpe de Estado.


El grito en el cielo y el grano en el culo

4 abril 2015
persecución

Pensamientos generativos del vuelo GWI9525

La vida en el URH es un proceso de transformación sobre las personas buenas o normales que hicimos algo desapropiado, malvado o vil.  ¿Qué hace que actúe mal?. Ahora soy una persona realizando tareas cotidianas, enfrascado en el taller, sobreviviendo en este mundo a menudo turbulento. Algunos días la transformación del carácter está siendo diezmado cuando me enfrento al poder de fuerzas situacionales como el conocimiento de la existencia del Museo del Bardo en Túnez o de Andreas Lubitz.

Una de las cosas que me mantiene sensato es no preguntar ni saber nada de nadie aquí. A veces me siento como un indio en las praderas, recordando batallas de amor y cuidando el arte de trenzar plumas de quetzal. Aunque parezca mentira, bailando, pienso en un redondo agnosticismo humano donde lo peor de un mal día para un interno  es darse cuenta de la desesperanza.

Me escudo tras unos prejuicios egocéntricos que generan la ilusión de ser alguien especial. Este muro me permite creer que estoy por encima de la media en cualquier prueba de integridad personal. Muchas noches me quedo mirando las estrellas a través de mis gruesos lentes pero sé que debería mirar la pendiente resbaladiza que se abre a mis pies.

El mundo está lleno de maldad y de bondad. A veces pienso que el mundo se organiza como civilización y barbarie. La barrera entre el mal y el bien es permeable y nebulosa.  El olor a amor quemado es intenso. El hollín y la ceniza desvanece el fuego de las palabras.  ¿Sería yo capaz de actuar con heroísmo y salvarme?.

El grito en el cielo y el grano en el culo están plagados de pistas verdaderas en el histórico de la red, en las cookies de las tablets y ordenadores del mundo donde las reglas, las leyes, las pasiones y alteraciones de la conducta se mimetizan en el silencio de los teclados.

Escrito en la Sala URH Milton Erickson un día de cielo abierto.


Pues eso

27 enero 2015

Secuencia 7 – INT / DIA ( Comedor URH)
Comer arroz.
Beber agua.
Mirar a través de la ventana.
Respirar.

Secuencia 9 – INT / DIA ( Sala oscura interna del testigo pensador de mi ser)
¿Qué es la creatividad? Yo
¿Qué son las redes sociales? Yo
¿Qué es la concordia y la paz? Yo
¿Qué es vivir bien? Yo
¿Qué es la pasión y el amor? Yo
¿Qué es el trabajo bien hecho? Yo

¿Para qué, el qué de las cosas, los pensamientos, las acciones y los momentos de vida?

INT / DIA (Flashback de un travelling in)

Secuencia 19 – EXT / DIA (Patio norte del URH)

Ella es una idea recurrente que se impone escapando de mi para convertirme en una sombra, en una ficción de otra época. Ella es la sutileza de un segundo en alta mar. Pensamiento a pensamiento, sentimiento a sentimiento, acción a acción, día a día. Mirar el horizonte y ser un ataque kamikaze de amor a la conquista de una lágrima que derrite mi corazón por ella.

La memoria, el recuerdo, la historia contada de la trasdencencia es la renuncia a la especulación, los intereses mundanos y las expectativas. La materia, la energía, la conciencia de un diálogo interno en favor de la quietud.

Pues esto.

Pensado por Chicho Valentino


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 15.431 seguidores