Tendido en Al-Qemarriyeh

3 febrero 2016

Transparencia 3

Oceánico ruido de bilis
estómago regurgitando amor.

Sobre un barrido de sangre bien puesta
bufo comicamente como toro.

La noche ronca un sueño
redondez cósmica de muerte.

Escrito en el barrio Al-Qemarriyeh por Chicho Valentino el día en que el avance del Ejército sirio fuerza la suspensión del diálogo de paz en Ginebra.


Ciberespacio y realidad virtual

22 enero 2016

gaga
Incumbo imágenes de ella, pensamientos generales en movimiento, hechos históricos, vivencias culturales de lo humano. Planetas, soles, lunas y sucesos cósmicos en general como ráfagas de luz y temperatura.

Dentro de mis cardboard de cartón, ella es fuente emisora de rayos y campos electromagnéticos en una realización concreta “aquí, ahora y así”, en un sinnúmero de resultantes tras las variables de lenguaje, posición y circunstancia.

Ella es una imagen que existe como ente independiente, como acto cristalizado en esta circunstancia dada. La veo desde una nueva conciencia de rayos y tonos virtuales.

Este mundo de héroes, dioses, mar, tierra, Hades y Olimpo, esta divina comedia holística de círculos y capas que se actualiza según la voluntad, la virtud y el pecado me excita mis infinitos enlaces interpersonales, intergrupales, universales, pudiendo estar al alcance de ella en cualquier lugar del planeta y desde múltiples puntos de vista.

El progreso técnico posibilita simular electrónicamente, el cuerpo y el gesto (la kinesia), el tiempo y el espacio (la proxemia), y recrear y hasta crear de modo cristalizado un objeto sonriente, un entorno dulce, un mundo a medida y una realidad para la percepción y el sentimiento de ella de forma perdurable y efímera a la vez.

Escrito en los lavabos de Coco de Mer por Chicho Valentino el día en que al menos 44 refugiados mueren en tres naufragios en el Egeo.


Puedo escribir los versos más tristes esta noche

17 enero 2016

20151110_164243.jpg

El mar. La mar. El mar. !Solo la mar!

Tu inocencia como un mar en que vives
qué pena a ti alcanzarte, tú sola isla aún intacta.

La tropa de la mar bien sus armas menea
y lanzáronse a herir todos, diciendo: -“¡Ea!”

¿Qué desoladas aguas, costas solas,
qué mares invisibles, mar, alías?

Morir quisiera en el viento
como la gente de mar
en el mar.

Escrito con los pies mojados en las aguas de una playa del océano Atlántico por Chicho Valentino basado en poesías de mar y ultramar el día de la entrada en vigor del pacto nuclear con Irán.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 15.711 seguidores